“No tener prisa ayuda a disfrutar”

“Lo malo de envejecer es que el cuerpo no le sigue al Yo”

Ramón y Cajal

“Cuando a los 65 años a Felicidad Loscertales le llegó el momento de jubilarse pensó que no tenía ningún motivo para ello. ¡Hay tanto que hacer!, se dijo. Y pidió que se le concediera un permiso para seguir impartiendo clases de Psicología Social en la Universidad de Sevilla. Después de aquellos cinco años de permiso le fue concedido el título de profesora emérita, lo que conllevaba la posibilidad de continuar otros tres años más de clases.

Felicidad Loscertales tiene 75 años y hace dos que está jubilada. Ahora de verdad. Pero no quieta, eso parece imposible en alguien como ella. Porque colabora en grupos de trabajo de la facultad, está terminando un libro con otros compañeros de departamento acerca de la imagen de la mujer docente en el cine y en octubre volverá a impartir clases sobre la perspectiva de género en los medios de comunicación dos veces por semana en el Aula de la Experiencia.

“A veces soy un poco pesada y siempre estoy repitiendo a los compañeros que cuándo me van a mandar sus capítulos”. También está preparando un congreso sobre Psicología en la Universidad de Sevilla, donde presentará a una de las conferenciantes, la psicóloga Olga Bertomeu. Loscertales cree que la responsabilidad de un adulto es siempre ayudar a los jóvenes en su formación y también a los adultos que por circunstancias de su vida no han podido estudiar.

Admite que el haberse jubilado le ha permitido recuperar aspectos de la vida que con el trabajo no podía aprovechar. Uno de ellos es disfrutar más de la familia y de la paz que conlleva tener menos responsabilidades. “Las personas mayores ya no tenemos tanta prisa y eso ayuda a disfrutar muchísimo”. También está reforzando relaciones sociales, ya que una de las ventajas de tener tiempo es poder vivir más intensamente en grupo y disfrutar del contacto humano. “Quedo mucho con amigos, a los que, como buena aficionada al cine, recomiendo las últimas películas que he visto”. Una de las espinitas que se intenta quitar es el dominio del inglés y siempre que puede va al cine a ver películas en versión original.

Su día a día es tan intenso ahora como antes de la jubilación. Se levanta muy temprano. Otra de las ventajas que tiene la edad es que se duerme menos, cuenta. Después del café va en bicicleta a comprar el pan y el periódico. Después se sienta delante del ordenador y dedica unas horas a revisar alguno de los artículos que trae entre manos. Sigue ejerciendo de ama de casa: “Algo que he sido siempre, es inevitable. Siempre que puedo ayudo a mis hijas con algún recado y las llevo en coche, aunque a veces me riñen y me dicen que no tengo edad para conducir. Sin embargo, me encanta conducir y, en vacaciones, muchas veces recorro zonas de España de parador en parador”.

Después se ocupa de que no le falte nada a su huerto. “Este año nos han salido unos tomates y unos pimientos buenísimos, con los que hago el gazpacho”. También va dos veces a la semana a un taller de cerámica impartido por la ceramista Maribel García Díaz. La cerámica siempre ha sido una de sus pasiones, que ahora puede desarrollar. Y procura hacer deporte: en verano nada una hora todos los días en la piscina de su casa antes de comer. “Sienta de maravilla”, apostilla.

Nunca deja de aprender y es revitalizador el entusiasmo que encuentra en los mayores que acuden a las clases del Aula de la Experiencia. Enseñar a jóvenes es diferente que enseñar a adultos. Muchos jóvenes acuden por motivos diferentes al mero deseo de aprender. “Es quizás la última oportunidad que tienen las personas mayores de engancharse al tren del aprendizaje y es algo que llevan ansiando durante mucho tiempo”. Como tienen menos prisa, quieren dedicarle más tiempo, aclara.

Felicidad Loscertales señala que el entusiasmo de los mayores por aprender es formidable. “Tienen muchas ganas de participar, no se callan. El año pasado eran más de cien alumnos y este, afortunadamente, los hemos podido dividir en dos grupos.”

Está en completo desacuerdo con la reforma educativa del ministro Wert. “Es algo tremendo porque creo sinceramente que las últimas reformas educativas no han servido más que para interrumpir los logros que empezaban a asentarse de las anteriores. La educación es acompañar al niño en la tarea de hacerse adulto. Es como el crecimiento de un brazo, nadie puede torcerlo mientras está creciendo y muchas de estas reformas lo que hacen es añadir y quitar elementos que se estaban asentando. Es terrible y, al final, los políticos son los causantes de malas políticas educativas que lo único que buscan es atraer votos”.

“Mentalmente uno se siente joven, aunque hay cosas que el cuerpo no te permite como antes. Esta mañana estaba terminando un artículo para una revista que tenía que haber mandado ya, pero tenía la sospecha de que había una idea que repetía en dos partes y no podía encontrar dónde; a esta edad el cansancio es un enemigo fuerte”. reflexiona Loscertales.

El año pasado dedicó las clases del Aula de la Experiencia a estudiar el papel de la mujer en el periodismo y a analizar el caso Watergate. En este caso, los periodistas que descubrieron el espionaje del presidente Nixon acudieron a su redactor jefe con la noticia, quien se mostró reacio a publicarla. Sin embargo, Katherine Graham, quien había asumido recientemente la presidencia del The Washington Post tras la muerte de su marido, les dijo que un periódico lo que hacía era publicar noticias y aquella, sin duda, lo era. “Discutimos durante semanas sobre la valentía de esta mujer y el interés de los alumnos fue increíble”.

Una de sus citas favoritas es de Ramón y Cajal, del libro El mundo visto a los 80 años: “Lo malo de envejecer es que el cuerpo no le sigue al yo”. Ello lo explica diciendo que “el cuerpo es el que se cansa, pero tú estás con fuerzas y quieres seguir. Me levanto muy temprano, pero por la noche caigo antes”, admite, mientras comenta que el libro electrónico ha sido un gran descubrimiento por lo poco que pesa y que le permite leer de noche alguna novela policiaca, uno de sus géneros preferidos.

En el Aula de la Experiencia de Mairena, una extensión de las clases que lleva en Sevilla, se encarga de un seminario sobre comunicación y sobre qué es personalidad, desde una perspectiva humanista, en el que intenta introducir también conocimientos sobre el psicoanálisis. “El año pasado tratamos sobre la violencia en el hogar, no sólo la de género, sino también la que ejercen padres contra hijos e hijos contra padres”. Sin duda, los años habrán restado fuerzas a Loscertales, pero no ha perdido ni el rigor científico ni el entusiasmo humano.”

Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20130729/54378177511/felicidad-loscertales-75-no-tener-prisa-ayuda-a-disfrutar.html#ixzz2aQJ8JenI

Anuncios
Esta entrada fue publicada en envejecimiento activo, medios de comunicacion, mujeres mayores y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s