Tips sobre cuidado al cuidador

Cuidar es una habilidad, se aprende y por lo tanto existen elementos que es necesario conocer y competencias que es necesario desarrollar, pero hay quienes por historia, circunstancias o conflictos personales se encuentran con un handicap a la hora de afrontar el cuidado de un enfermo de larga duración. Los problemas más comunes  que pueden requerir de  cuidadores  informales incluyen:

  • accidentes con consecuencias invalidantes
  • enfermedades cardiovasculares
  • cáncer
  • enfermedades autoinmunes
  • depresiones
  • trastornos afectivos
  • demencias
  • enfermedades degenerativa

El primer punto a considerar es que la irrupción de la enfermedad supone una alteración del funcionamiento familiar ((recursos económicos, apoyo percibido, etc…). Luego suele aparecer en el cuidador una sensación de “indefensión” ante el problema de su familiar: no entienden  que pasa y no saben que deberían hacer para ayudarlo a que mejore. Este estado puede llevar a  sentimientos de tristeza y ansiedad además de la sensación de no estar haciendo todo lo necesario, también son habituales los sentimientos de ira o enfado: “si no hubiera…” o si hubiera”…etc…, finalmente, la culpa es un convidado de piedra: autorreproches, sumados a problemas familiares o de pareja y aislamiento social.

Nos estamos centrando en los aspectos amenazantes porque es desde estos que comenzamos a diseñar estartegias de intervención de apoyo al cuidador.

Los factores de riesgo que aumentan la probabilidad de que aparezcan problemas son:

  • Contexto familiar: relación con hijos, peleas con familia extensa, migración,
  • Contexto económico: desempleo, reservas, seguridad, seguros por incapacidad, estrategias de manejo del dinero, prioridades anteriores,
  • Negación de la enfermedad: fase del proceso de duelo en que se actúa como si lo que sucede no sucediera.-
  • Red familiar pobre: dificultad en la distribución de las tareas de apoyo.-
  • Red social pobre: el apoyo social percibido es un amortiguador de cualquier situación estresante como puede ser la enfermedad de un familiar.-

Estrategias de afrontamiento:

1) Ejercitar la asertividad pidiendo lo que se necesita y sabiendo decir NO cuando corresponde.-

2) Buscar toda la información posible sobre los cuidados necesarios, evolución de la enfermedad, etc, al médico que lleva el caso. La información amortigua notablemente la indefensión y mantiene a racha a los fantasmas catastrofistas.-

3) No modificar el trato con el paciente: ej tratarlo como un niño o como más dependiente de lo que es, respetar sus espacios, no quitarle su voz, permitirle manifestar sus deseos, miedos y soluciones

4) No cambiar en lo posible los propios hábitos, trabajo, aficiones, reuniones. Hablamos de larga enfermedad, reorganizar la propia vida en función del cambio no significa hipotecarla.

5) Buscar momentos de alimento afectivo, desahogo, recuperación de fuerzas

6) Saber pedir ayuda especializada . Sentirse mal no es sinónimo de debilidad, sino una reacción frecuente y parte de la adaptación.-

Conclusión: las emociones positivas, alegría, risa, aparecen aún en los peores momentos, no cabe sentirse culpables por sentirlas.-

Bibliografía.

Un enfermo en casa: como convivir y cuidar a un enfermo crónico-

VV.AA ( ed. Planeta)

Autor : Raquel Ferrari

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cuidadores informales, dependencia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s