Sobre los cuidadores informales

El pasado 9 de Mayo se celebró en Madrid la IV Conferencia Europea de la Fundación Alzheimer España : “Los trastornos del comportamiento en la enfermedad de alzheimer”. En ella se presentaron los resultados del mayor estudio realizado hasta el momento en Europa, con más de 1200 cuidadores informales sobre los desordenes conductuales de los pacientes que padecen esta patología neurodegenerativa.

Rodrigo Santelices, director de la investigación alertaba sobre las consecuencias derivadas de ese cuidado, apenas denuciadas por el colectivo de cuidadores.

Las conclusiones apuntan a que la gran mayoría de los cuidadores llevan el tema como pueden mientras un tercio de la muestra tuvo que pedir ayuda médica o psicológica o ha pensado en ingresar al enfermo en una residencia, los otros dos tercios no muestran una actitud especial, simplemente soportan el día a día.En cuanto a las preocupaciones de los cuidadores, el estudio señala que  son básicamente de tres tipos:

  1. Cuando constatan que el paciente está cambiando y que poco tiene que ver con la persona que era
  2. cuando aparecen los síntomas de ansiedad ligados a incertidumbre sobre el futuro
  3. cuando el cuidado 24 horas sobre 24 horas altera su ritmo de vida personal

Al preguntar a los cuidadores si se habían planteado ingresar al familiar en una residencia, el 67% responde que NO, se trata de un grupo predominantemente femenino, con una media de 59 años, que cuidan a sus esposos.

En cuanto a las mujeres que padecen Alzheimer suelen ser cuidadas por sus hijas: en este caso su pefil es el de una mujer trabajadora fuera de casa que ahora puede estar en paro, es decir que debe conciliar la vida laboral con el cuidado de su madre enferma y con las tareas del hogar.

El estudio revela que la edad del cuidador (más joven), con vida propia y un trabajo anima a pensar en el ingreso. Sin embargo, las parejas suelen ser más renuentes a la posibilidad de ingresar al paciente.

Un tercio de la muestra tuvo que solicitar asistencia médica y farmacológica: antidepresivos, ansiolíticos  e hipnóticos; surge así la conclusión de que cuidar al cuidador para evitar que enferme o sufra detrioro cognitivo o depresiones es básico.

Por último:  en el 98% de los casos de Alzheimer aparecen problemáticas ligadas a los trastornos de comportamiento, con amplio impacto en la afectividad de los cuidadores que requieren no solo apoyo económico (contemplado por la Ley de Dependencia) sino también ayuda psicológica y preventiva.

Fuente:  EM edición nacional/ Junio 2009

Anuncios
Esta entrada fue publicada en investigacion, politicas sociales sobre mayores. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s