Actividad deportiva en adultos mayores

En este post  nos referiremos a un estilo de participación que presenta algunas particularidades:

1) Entiende la actividad física para el sector “adulto mayor” (a partir de 55 años) como GRUPAL. Las actividades pueden variar desde paseos, hasta juegos aeróbicos grupales o actividades acuáticas. En la medida de lo posible siempre se complementan con música, la cuál, siguiendo criterios musicoterapéuticos , se elegirá en función del objetivo de la reunión.-

2) Se establece una colaboración interdisciplinaria entre un psicólogo que interviene al inicio y al final de la sesión y un preparador físico que lo hace durante ella.-

3) Se tiene en cuenta la historia del cuerpo en cada participante en relación a la actividad física: no sólo si ha practicado o no deportes sino : cómo, qué, por qué, en qué momento lo ha hecho, por qué lo ha dejado, qué emociones y recuerdos asocia con esa experiencia, etc..

4) Se busca un re-descubrimiento y una re-significación del cuerpo.

En caso de adultos mayores, el paso del tiempo origina cambios en la imágen corporal (similares a los que acontecen en la adolescencia); esa imágen suele ser negativa. Paradójicamente, se suele desconocer las posibilidades que ese mismo cuerpo aún conserva.

En la “acción” se observa que la persona confronta lo que pensaba y creía sobre su cuerpo con sus posibilidades reales. La sensación de control es básica así como la de motivación intrínseca y el que la actividad sea acorde a las condiciones del participante PERO representando un reto, debe tener un grado de dificultad. Es por eso que se trata de algo más que “recreación”.-

5) Se utiliza la actividad física como un instrumento de participación grupal, desarrollándose conceptos como “autoestima”, ” responsabilidad”, “control”, etc.. con el fin de promover alguna modificación, cambio o integración en las redes sociales.- En el grupo se comparten vivencias, se intercambian, palabras, acciones, etc.. se reflexiona, se buscan alternativas, se crean lazos y vínculos; cada participante se siente “parte de…”.

El hecho de ser mirado y escuchado crea la sensación de “pertenencia” .-

6) La función del preparador físico es sistematizar la actividad, orientar y evitar que se aísle a algún miembro del grupo. También son necesarias y tomadas en cuenta aquellas sugerencias o propuestas de los participantes de la clase, sin perder de vista los objetivos de base.

7) No se busca reproducir esquemas de movimientos sino CREAR SITUACIONES en las que los participantes elaboren respuestas diversas y encuentren formas de coordinar sus realidades corporales. De esta manera el grupo, que es heterogéneo, elabora poco a poco, su propia dinámica de trabajo.-

La experiencia demuestra que este estilo es no sólo preventivo sino terapéutico y un excelente medio de afrontar sentimientos de indefensión en algunas situaciones de crisis:duelos, pre-jubilaciones, viudez, stress laboral, dolor crónico, etc.

Autora: R.Ferrari

rferrari.wordpress.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en envejecimiento activo, ocio terapeutico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s